0000
Domingo 09.08.2020  08:31
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Inundaciones, Sequías y Cambio Climatico
Argentina | Misiones | 08-07-2020

Traducir a :   Traducir
Arroyos desbordados y casas inundadas, el saldo de la intensa lluvia   
El Territorio ( Argentina )
La intensa lluvia fue lo que marcó la jornada de ayer en varios municipios de la provincia de Misiones de las zonas Norte y Sur, lo que produjo el desborde de arroyos, calles anegadas y al menos 200 familias cuyo hogar se inundó y tuvieron que ser asistidas.
Es así que en Posadas, por ejemplo, sólo ayer hasta las 22.30 cayeron 121,6 milímetros, cifra cercana a lo esperable para todo un mes, que son 150 milímetros. No obstante, la zona centro fue la que registró mayor caída de agua: en Oberá se precipitaron 122 milímetros hasta la tarde y en Cerro Azul, 132.
Según precisó Marcelo Kusik, pronosticador de la Dirección de Alerta Temprana del Ministerio de Ecología, ayer fue el día que más llovió en lo que va del año. “En general todos los departamentos del Sur y Centro registraron acumulados superiores a los 80 milímetros”, explicó.
A diferencia del temporal de la semana pasada, no hubo intensa actividad eléctrica ni granizo, que fueron los que ocasionaron los mayores daños. Según indicó a El Territorio, Favio Cabello, director general de la Oficina de Prevención de Riesgos ante Fenómenos Naturales (Opad), las lluvias continuarían hasta la mañana de hoy, mientras que por la tarde habrá descenso de la temperatura, con cielo nublado, pero sin lluvias.

Precipitaciones en la zona Sur
La intensa cantidad de lluvia caída en cortos períodos de tiempo provocó inundaciones repentinas en algunos puntos de la ciudad de Posadas. Desde el área de Defensa Civil reportaron que se registraron daños en viviendas de los barrios Néstor Kirchner, Los Oleritos, Los Lapachitos, Aguacates, Prosol 1, Belén, Los Patitos y en inmediaciones del puente Pueyrredón. Al menos 22 familias tuvieron que recibir ayuda y provisiones debido a las filtraciones de agua por los techos afectados.
Equipos de la Dirección de Emergencia Social dependiente de la Unidad de Coordinación y Control de Gestión municipal, junto a Defensa Civil de la provincia trabajaban hasta anoche para solucionar los problemas.
Asimismo, se registraron con calles anegadas y problemas con el tránsito en algunas esquinas céntricas, donde, debido al gran acumulado de agua y a las bocas de tormentas tapadas por basura u hojarasca, se generaron algunos desbordes que complicaron la circulación de vehículos y peatones.
Los habitantes de San Javier, en tanto, también tuvieron que hacer frente a las casas inundadas, calles anegadas e inconvenientes en los desagües que fueron tapados por objetos que causaron que el agua entre a las casas.
“El problema de San Javier viene de larga data, faltan otras obras para evitar que este tipo de situaciones nos pongan en un estado de emergencia para asistir a quienes se ven perjudicados por los temporales. Sin dudas que hay que hacer algo y lo antes posible para que estas cuestiones vayan erradicándose”, dijo a El Territorio, el intendente local, Matías Vilchez.
Mientras, Edgardo del Rivero, secretario de Gobierno, indicó que los barrios afectados fueron Juan Pablo II, Epet, San Juan, calle Juan Manuel de Rosas.
Por su parte, doce familias de escasos recursos que viven en el barrio Padre Mujica, de Candelaria sufrieron las consecuencias de la lluvia y perdieron sus pertenencias.
Agentes del municipio recorrieron el lugar con las máquinas de obras públicas abriendo desagües provisorios para drenar el agua que entraba en cantidades a cada vivienda.
Alberto Gómez, secretario de Acción Social comunal, sostuvo: “Son aproximadamente doce casas las que tuvimos que asistir ayudando a quitar en agua, además como se le ha mojado todo se les entregaron colchones, mantas, chapas, mercadería para paliar el mal momento vivido por esos vecinos”.
En Candelaria no hubo evacuados, ya que nadie quiso irse de sus casas por temor a que dueños de lo ajeno se apoderen de lo poco que les queda.

Zona Centro, complicada
En Leandro N. Alem, por su parte, medio centenar de personas debieron ser asistidas debido al desborde del arroyo Arreame, que inundó varias viviendas, y las familias se trasladaron en casas de vecinos y familiares para no abandonar sus propiedades.
Enrique Sanclement, encargado de la estación meteorológica Zona Centro, que funciona en el ámbito de la Municipalidad local, informó que “durante estos primeros días de julio ya llovieron 137 milímetros contra, por ejemplo, 118 milímetros que llovió durante todo julio de 2019”.
Las copiosas precipitaciones comenzaron en horas de la madrugada y los primeros espacios en verse afectados fueron el asentamiento de viviendas de barrio Tung Oil, ubicado a la vera de la ruta provincial 225, donde el nuevo canalizado del arroyo fue insuficiente y el agua llegó al patio y hasta el interior de las viviendas.
Sólo unos dos kilómetros más adelante, en la zona de Villa Libertad, este arroyo rebalsó el puente de acceso a la zona del ex Sanatorio Adventista y continuó en su crecido caudal hacia la zona del municipio de Caa Yarí, donde personal de la Unidad Regional 6 de la Policía debió asistir a tres familias.
Uno de los afectados por las fuertes lluvias fue el periodista Fabio Cantero, quien contó: “Cuando llegué, vi que estaba todo inundado y corría como un arroyo el agua dentro de mi casa. Se ve que entró con fuerza”.
Pese al mal tiempo, un gesto solidario tuvo lugar en plena tormenta. Un policía asistió a un vecino y lo ayudó a rescatar a sus animales que estaban quedando bajo agua en la localidad de Caá Yarí.
El propio jefe de la dependencia policial, Cristian González, buscó al intendente local y se pusieron a rescatar a los animales, poniéndolos a salvo a todos.

Fallas en el servicio de agua tras la tormenta
En la mañana de ayer, la zona que comprende desde avenida Quaranta hacia el norte de Posadas, incluyendo el microcentro, sufrió la interrupción del servicio de agua potable. Operarios de Samsa trabajaron en la reparación del tablero eléctrico de la planta potabilizadora de Posadas, que fue afectado por la tormenta. En horas de la tarde, el inconveniente se normalizó. Desde el Eprac señalaron que si bien el desperfecto fue resuelto, pueden presentarse dificultades para aquellas personas que estén en zonas altas, o de una baja presión de agua o bien que no cuenten con un tanque domiciliario. Para ello, habilitaron los canales de atención de reclamos y consultas a través de WhatsApp (376-4163331) y las redes sociales.


En cifras
50
Las personas que tuvieron que ser asistidas en Leandro N. Alem debido a las intensas lluvias. El desborde del arroyo Arreame complicó también a Caá Yarí.

121,6
Fueron los milímetros de agua que cayeron ayer sobre la ciudad de Posadas, cuando lo esperado para todo el mes es 150 milímetros.


Los datos del último temporal
La semana pasada también se produjo un temporal que afectó a varias localidades misioneras. Las precipitaciones del pasado martes 30 de junio dejaron como saldo unas 150 familias damnificadas, de las cuales 50 son de Oberá. Asimismo, 23 municipios fueron afectados con caída de árboles, anegamiento de calles, y desborde de arroyos.


Oberá: más de cien familias están aisladas por fallas en un puente

El puente sobre la calle Orcadas se vio muy afectado por el paso del agua y se improvisó una canaleta para escurrir el agua.
Por Daniel Villamea
Por Daniel Villamea
Corresponsalía Oberá

Las intensas precipitaciones de la víspera generaron el desborde de arroyos y el anegamiento de viviendas en distintos sectores de la ciudad de Oberá.
Según Favio Cabello, director de la Opad, se registraron 122 milímetros de lluvia en Oberá, lo que permite dimensionar el alcance de las inclemencias climáticas.
Una situación particular se dio en la intersección de los barrios Villa Blanquita y Oberá III, conectados por el puente ubicado sobre la calle Orcadas, obra que se vio desbordada por el intenso caudal del arroyo Mbotaby.
En consecuencia, a media mañana de ayer operarios del municipio trabajaron en el lugar con una retroexcavadora e improvisaron una canaleta sobre el mismo puente que permitió escurrir el agua.
Pero el trabajo de emergencia derivó en otro problema, puesto que los vecinos quedaron imposibilitados de salir o entrar al barrio con sus vehículos, al menos hasta que la comuna vuelva a reparar la estructura del viaducto.
En tal sentido, los habitantes del lugar reclamaron la necesaria reforma en la construcción del puente, puesto que actualmente la estructura descansa sobre tubos que no dan abasto para escurrir el caudal cuando llueve intensamente.
“Hace años que venimos pidiendo que saquen los tubos y levanten el puente porque así no sirve. Cada vez que llueve mucho se desborda, nos inundamos y quedamos aislados. Ahora quién sabe cuándo van a reparar la canaleta que hicieron hoy (por ayer). Somos más de cien familias que quedamos aisladas en nuestro propio barrio y no es justo”, lamentó Esteban Ruiz.

Reclamo comunitario
En la víspera, varios vecinos se congregaron en el lugar para expresar su malestar por una situación que se repite, al tiempo que anticiparon que de no obtener una respuesta, se manifestarán frente a la comuna.
“Somos uno de los barrios más postergados de Oberá y estamos cansados. Hoy el agua llegó a los patios y entró en algunas casas. Somos gente humilde pero trabajadora y necesitamos respuestas”, subrayó Ruiz.
En tanto, Carlos Ramírez exhibió los perjuicios que generó el agua al ingresar a su vivienda, donde mojó sus muebles y colchones.
Al respecto, rogó que “las autoridades tomen conciencia del drama que vivimos cada vez que viene una tormenta. Necesitamos que arreglen el puente para que el agua escurra, si no entra en las casas y hace mucho estrago”.
También se registraron inconvenientes en Villa Cristen y Tuichá por el desborde del arroyo homónimo.
El puente de calle Río Colorado se vio desbordado y generó inconvenientes en el tránsito. Además se reportó el anegamiento de dos viviendas, dato registrado en inmediaciones del polideportivo municipal, donde volvió a anegarse la pista de atletismo.