0000
Miércoles 20.11.2019  16:44
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia, Tecnología y Educación Hídrica
Brasil | 14-08-2019

Traducir a :   Traducir
El Programa PIPE-FAPESP anuncia 64 nuevos proyectos seleccionados   
Entre las propuestas aprobadas están una cápsula con cámara para la realización de exámenes endoscópicos y un sistema de monitoreo de focos de aedes aegypti por drones
Agencia FAPESP ( Brasil )
Elton Alisson. Foto: Felipe Maeda. Traducción Programa INFOCIENCIA
Una startup de Campinas, la Acen Microelectrónica, está desarrollando una cápsula del tamaño de un comprimido, con una cámara de video en su interior, que podrá ser ingerida para la realización de exámenes endoscópicos. Otra pequeña empresa de base tecnológica de Mogi das Cruzes, la BRVant, está desarrollando un sistema de monitoreo de focos de aedes aegypti por drones, buscando combatir el dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito.

Los proyectos de las dos empresas están entre los 64 seleccionados en las convocatorias de propuestas del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), anunciado el 13 de agosto, en un evento en la FAPESP.

De este total, 46 proyectos fueron seleccionados en la convocatoria del primer ciclo PIPE de 2019, 15 en el anuncio del programa (Beca PIPE-PAPPE): Ronda 6 (2018) y tres en la convocatoria Beca PIPE-PAPPE: Smart Cities – Grandes Metrópolis (2018).

"Queremos, a través del programa PIPE, financiar pequeñas empresas innovadoras que tengan éxito, crezcan y generen empleos, ingresos, impuestos y beneficios para la sociedad", dijo Carlos Américo Pacheco, CEO del Consejo Técnico Administrativo (CTA) de FAPESP, durante el evento.

Entre las empresas con proyectos seleccionados en las convocatorias PIPE, 14 están en fase de constritución y algunas de ellas, como Iagro, de Campinas, Smart Consultoria Agronômica, de Piracicaba, y Autaza, de São José dos Campos, tuvieron más de un proyecto seleccionado en otras convocatorias.

Otras compañías, como BRVant, ya tuvieron proyectos seleccionados en convocatorias anteriores. A través de un proyecto apoyado entre 2012 y 2013, la organización desarrolló un sistema de monitoreo aéreo con drones y otros tipos de vehículos aéreos no tripulados para uso militar.

"En 2016 hicimos una joint venture con una empresa estadounidense y, como resultado, pudimos comenzar a exportar nuestros productos", dijo Rodrigo Kuntz Rangel, socio de BRVant.

IAgro tiene la intención de desarrollar una trampa inteligente para el monitoreo automatizado del picudo algodonero (Anthonomus grandis) y un sensor para la detección en tiempo real de las moscas de la fruta (Anastrepha spp.) y las del Mediterráneo (Ceratitis capitata) para su uso en trampas automatizadas basadas en Internet de las cosas (IOT, por su sigla en inglés) e inteligencia artificial.

"Nuestra idea es desarrollar una especie de trampa que pueda atraer a estos insectos a través de estímulos, como el olor y el color, en los cultivos y enviar los datos para su monitoreo por parte de los productores", dijo Fabricio Theodoro Soares, uno de los fundadores de la compañía.

Mientras tanto, Autaza quiere mejorar un sistema de inspección de calidad de pintura automotriz y un escáner 3D para la inspección automática de piezas automotrices.

"Somos especialistas en visión computacional basada en inteligencia artificial, y queremos utilizar esta herramienta para eliminar subjetividades en la inspección de calidad de pintura automotriz", dijo Gabriel de Souza Amaral, investigador de la compañía.

“Los proyectos de investigación respaldados por PIPE deben tener potencial para el retorno comercial y permitir una mayor competitividad de las empresas respaldadas. La idea es, a partir de los casos exitosis, fomentar en el estado de São Paulo la idea de que es un buen negocio fundar empresas orientadas a crear innovación a través de la investigación y el desarrollo ", dijo Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de FAPESP.

PIPE apoya la ejecución de investigaciones científicas y tecnológicas en pequeñas empresas en el estado de São Paulo con hasta 250 empleados. El programa tiene cuatro ciclos anuales, cada uno con R$ 15 millones en recursos para apoyar proyectos seleccionados para la Fase 1 del programa, analizando la viabilidad técnico-científica de una idea, y para la Fase 2, de desarrollo de la propuesta de investigación

La fase 1 tiene una duración de nueve meses y una financiación de hasta R$ 200 mil por proyecto. La fase 2 tiene una duración de dos años y una financiación de hasta R$ 1 millón por proyecto.

Los fondos para la Fase 3, del desarrollo comercial e industrial de productos o procesos resultantes de la investigación, deben ser obtenidos por la compañía del mercado y otras agencias de financiamiento o presentando propuestas a las llamadas del programa PAPPE-PIPE.

En 2018, PIPE aprobó 255 proyectos, lo que equivale a un proyecto aprobado por día hábil del año. Los proyectos pueden recibir financiamiento de hasta R$ 1,2 millones, sumando las fases 1 y 2, dijo Brito Cruz.

"FAPESP no requiere compensación de las empresas por proyectos respaldados", dijo. "Las únicas exigencias son que la investigación se lleve a cabo dentro de la empresa y sea dirigida por investigadores asociados a ella", afirmó el director científico de FAPESP.